Dos versiones de una separación bajo la lluvia

Por Felipe Villarreal

En una lluviosa función, un hombre cuenta de un paseo en la lluvia durante su época universitaria, acompañado de una amiga. Él y ella lo hacían todos los días, pero aquel día de lluvia representa para el narrador la imagen más importante de esa relación. “Tanto ella como yo teníamos cosas que decirnos”. El momento es justo bajo la luz de un farol. El narrador siente que ese instante de cosas no dichas, donde cada cuál parte en su dirección, determina que ambos tomen caminos separados.
Dos versiones pide la directora, que escoja a dos “él” y a dos “ella”.
Una primera pareja camina sobre una cuerda que marca el camino; ambos comparten un gran paraguas negro y una larga bufanda rosa. Cuando ella mira a otro lado, él gesticula, pero sonido alguno dale de su boca. El silencio entre ambos es incómodo y se rellena conversando de banalidades, la separación se estira, ambos esperan el gesto del otro, pero la cuerda comienza a mostrar dos caminos y es tiempo de que cada cual tome el suyo. Él se va con el paraguas y ella con la bufanda. Se miran, pero ya de lejos.
Una segunda pareja se sube a un cubo de madera. Ninguno dice nada; comparten un pequeño espacio, gesticulan, se mueven, se miran detenidamente a los ojos, pero no dicen nada. Ella está nerviosa, él comienza a separarse. Pone un pié en otro cubo, ella hace lo mismo con un tercer cubo. Dudan, se miran, y ponen el otro pié en sus propios cubos. Ya no comparten ese lugar estrecho, una actriz con una vela en la mano simulando el farol los separa, cada cual está solo, parado en un cubo propio.
Ambas escenas terminan tristes, el silencio del público es decidor. También el del hombre que ha narrado la historia. La directora pide a los actores congelar donde están y retomar desde esa postura, ahora mostrando qué hubiera pasado si…
La primera pareja vuelve al punto donde la cuerda se separa. Él la invita a su casa, se re-juntan bajo el paraguas y la bufanda. Caminan juntos por la cuerda, se ven amigos, muy amigos, amorosos, mas no plenamente amantes. La significación se abre…
La segunda sigue iluminados/separados por la vela, la música es tranquila, algo de romántica y algo de melancólica. Vuelven a poner un pié en el cubo que compartían; cada uno se balancea en el suyo. En esta representación, es ella quien lo invita a su cubo. Él duda, pero acepta feliz. La vela-farol los sigue iluminando, sólo que ahora abrazados, comparten nuevamente un estrecho espacio.

El publico sigue en silencio por un instante, luego aplaude… se espera una nueva historia de invierno.

Anuncios

Acerca de El Colectivo

Compañía de Teatro Espontáneo "El Colectivo", nace el año 2003, destinados a realizar encuentros y funciones en espacios comunitarios y laborales, trabajando por el desarrollo emocional de los individuos que constituyen las diversas grupalidades de una sociedad. La compañía y sus integrantes también realizan actividades como colaboradores de Centro Terapia y Cambio, realizando trabajos para la facilitación de procesos grupales y proyectos vinculados al desarrollo y empoderamiento de los individuos
Esta entrada fue publicada en Crónicas Espontáneas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s